La administración de la ETB va un paso mucho más allá en la negación de derechos a sus trabajadores. Ahora, está obstaculizando y restringiendo la prestación del servicio de salud a los trabajadores y sus familiares.


La administración ha optado por modificar de manera unilateral los servicios que le prestan al o la cónyuge, a los hijos, familiares y a los trabajadores. De esta manera, recorta logros de luchas ganadas convencionalmente con respecto al derecho a la salud.

“A partir de 1984 se reguló el servicio médico para los trabajadores de ETB con garantías de una buena cobertura. Pero de manera unilateral recientemente la empresa está tomando decisiones que afectan el buen devenir de la atención”, indicó Pedro Urrea, directivo de Sintratelefonos.

Uno de los problemas es la asignación de citas a través de un call center para recibir las llamadas de los trabajadores, con el cual es cada vez más más difícil la comunicación. Además, ordenó que ahora los trabajadores deban tener capacidad de pago para poder ser atendidos; algo así, como si se exigiera un estudio económico para autorizar atención y los tratamientos.

El viernes 27 de enero hay programada una reunión planteada entre la administración y  Sintratelefonos. Para conseguirla, básicamente, dice Urrea, “nos tocó meternos a las oficinas”.

De igual forma, precisó, “vamos a exigirle a la empresa que no tome decisiones de manera unilateral y que eso va en contravía de la salud de los trabajadores de la empresa. De seguir así, nos veremos abocados muy seguramente a un paseo de la muerte. Necesitamos que nuestro servicio médico siga tal y como lo hemos venido recibiendo durante muchos años”.

Pin It

También vea

Video recomendado