El Alcalde Enrique Peñalosa inició su tarea de ‘recuperar Bogotá’. Empezó con su declaratoria de ‘recuperar el espacio público’ de los vendedores ambulantes en la Calle 72, en Chapinero y en el centro de la ciudad. El Alcalde argumenta que la cantidad de vendedores ambulantes genera suciedad e inseguridad, llegando al punto de insinuar una asociación entre los vendedores ambulantes y el delito. Los desalojos hechos a los vendedores informales y las pésimas ‘alternativas’ económicas ofrecidas por la Alcaldía y el IPES desconocen el problema estructural que hay detrás de la problemática: las ventas ambulantes aumentan porque 7 de cada 10 colombianos están en el desempleo o la informalidad.

 

En lo referente a la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, el presidente de la ETB ha anunciado que se debe tener muy presentes las opciones de vendedor totalmente la empresa o encontrar un socio estratégico. En el ámbito laboral, Sintrateléfonos ha denunciado cerca de 40 despidos y una sospechosa disminución en la instalación de fibra óptica que tiene prácticamente estática la planta de personal directa de la empresa. Para terminar de completar, el viernes anterior a la Semana Santa, la gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá EAB, despidió a 8 funcionarios que tenían contrato a término indefinido y con más de 10 años de antigüedad.

Estas últimas actuaciones, dejan clara la intención del Alcalde Peñalosa frente a las empresas de servicios públicos de la ciudad: el desprestigio del nombre de la empresa, el marchitamiento progresivo y la desestabilización del ambiente laboral para facilitar la privatización.

Los trabajadores debemos ponernos al frente de la defensa del patrimonio público de los bogotanos y los derechos laborales de los trabajadores con organización y movilización.

 

descargar pdf