El proyecto bandera de Peñalosa en su alcaldía, a pesar de no haberlo mencionado en su campaña electoral ha sido, desde que se posesiono, la venta de la ETB. Y a pesar de su vinculación y afecto con Transmilenio, esta venta ha sido su estandarte por un argumento terrible: Sin la venta de la ETB, no se pueden hacer las demás obras contempladas. Es decir, para Peñalosa no hay plan B en cuanto a la venta de la ETB.


Es tan terrible el argumento de que la venta de la ETB es la única salida, que incluso produjo los resultados contrarios a los que el Alcalde Mayor esperaba. Al buscar el apoyo incondicional a su decisión de vender una de las empresas públicas más importantes del país, lo que encontró fue el rechazo de la  ciudadanía, representado notoriamente en Sintratelefonos, Sindicato de los Trabajadores de la ETB.

Es así que Sintratelefonos y su junta directiva, decide poner todos sus esfuerzos, sin escatimar en gastos, para defender una empresa que está en el corazón de los trabajadores y de los ciudadanos en general. Esta defensa ha tenido varios frentes de batalla siendo, el más sonado, el de los mecanismos de participación. Sin embargo, y quitándole la posibilidad de manipular a la administración distrital, se mantuvo el frente jurídico y legal.

Sintratelefonos interpuso una demanda con tres cargos: primero, la violación al principio democrático; segundo, la violación al principio de unidad de materia; y tercero, la expedición irregular del acto administrativo por desconocimiento de las formas propias del debido proceso reglamentario del concejo distrital.

De los tres cargos, los dos últimos prosperaron y llevaron al juez cuarto administrativo de Bogotá, a declarar nulo el artículo 140 del plan de desarrollo distrital presentado por el Alcalde Enrique Peñalosa y aprobado por la mayoría del Concejo de Bogotá, por lo que no solo es un golpe de opinión para el alcalde, también lo es para la bancada “Peñalosista” del Concejo de Bogotá.

La violación al principio de unidad de materia, es decir, que al momento en que una autoridad administrativa como el concejo distrital expide un acto administrativo, debe ponerle un nombre como el plan distrital de desarrollo, esto debe tener una forma y contenido coherentes entre ellos, lo que en este caso no ocurrió según el juez.

Teniendo en cuenta lo anterior, el artículo 140, que es donde se menciona la venta de la ETB, no corresponde a los objetivos del plan distrital de desarrollo, razón por la cual no podía incluirse allí, haciéndolo nulo. Es tal la incoherencia del plan de desarrollo, que uno de los aspectos más importantes del mencionado plan, es la ciudad digital, aun así, pretende vender la empresa que le ayudaría a avanzar en ese sentido.

Por otro lado, el cargo por defecto de orden procedimental, es decir,  el incumplimiento de los debidos procesos a la hora de tomar decisiones en el concejo de Bogotá específicamente, y en este caso la discusión sobre la venta de la ETB. Dado que en una de las plenarias para esta decisión, de manera arbitraria el presidente del Concejo, no permitió que algunas minorías se manifestaran en contra de la venta de la ETB.

De manera que Sintratelefonos, apoyado en un excelente equipo de abogados, consiguió exponer los argumentos precisos para que la ley coincida en que la venta de la ETB no se pueda dar. Esto es una muestra clara del trabajo incansable de Sintratelefonos y su junta directiva, en la defensa de la ETB y las empresas públicas, demostrando que la unidad de la clase obrera y popular da frutos cuando los intereses generales priman sobre los particulares.

Pin It

También vea

Video recomendado